EDUCACIÓN COMUNISTA: ADOCTRINAMIENTO PARA LA MISERIA Y LA BAJEZA

En septiembre, el Mes de la Patria, el Partido Comunista hizo su aporte a la formación de las FFAA de Chile. Y lo hizo en un tema muy querido para ellos: La Educación.

Desde sus inicios el comunismo dedicó un gran esfuerzo a formar a gente incauta, ignorante o muy joven, en los fundamentos de la anticuada filosofía de Marx y en la metodología “científica” estalinista.

Por alguna razón desde el comienzo se inclinaron por el “adoctrinamiento” una forma perversa y degradada de la “educación”, que en vez de intentar formar persona libres y autónomas se especializó en la creación masiva de robots (del polaco “trabajador”) capaces de trabajar mucho, producir poco y no cuestionar nada. Los líderes alcanzaron la felicidad, la riqueza y el poder; los robotniks el hambre, la miseria y la humillación. Pero no todo fue negativo.

Aun hoy día hay países poblados por turbas de esclavos sometidos y pequeñas elites de amos dominantes y ambos grupos dicen ser muy felices. Venezuela, Cuba, Corea del Norte y otros así lo confirman. En los países “educados” para ser libres, todos los ciudadanos reclaman y alegan; en los “adoctrinados” en el comunismo”, sonríen, no hacen huelgas, viven en la miseria y declaran ser felices.

En nuestro país, los adoctrinadores comunistas malearon a grandes números de personas que fueron convencidos que la vía a la felicidad era ingresar al Partido y que para ser ricos no había que trabajar sino robar la plata a los que tenían.

La gestión de los establecimientos controlados por el comunismo dedicados al simulacro de educación fue desastroso. En Chile recibieron millonadas de dólares de sus mecenas venezolanos destinados financiar un establecimiento que terminó quebrando, con sus alumnos estafados, sus profesores impagos, sus administradores ricos y el Partido con pingües ganancias. La gestión educacional no era su fuerte.

Ahora tenemos una incursión en otra de las organizaciones predilectas del Comunismo: las FFAA.

Galo Eidelstain, que funge de Subsecretario de Defensa, acompañado de un frondoso lote de parásitos, se declara ingeniero electricista y sicólogo y que habría escrito una obrita el año 2006, “La estrategia total; una visión crítica” en un breve cursito en un establecimiento semi militar – semipolitizado dirigido por sus simpatizantes, no mereció ni un solo comentario ni crítica. Sin duda debido a la solidez de sus argumentos.

Mas arriba en la escala zoológica del Ministerio lo sigue una veterinaria adoctrinada en Cuba que posiblemente no distinga a una vaca de una bicicleta pero con un acabado adoctrinamiento marxista y un espléndido pasado gastronómico en la Isla del Hambre, tanto así que aún no adelgaza. No dice nada de nada, puede ser porque asimiló muy bien la importancia de guardar silencio ante los Comisarios. Más arriba aun, en la Presidencia de la República, un asistente a una facultad de derecho en la que solo asimiló las pillerías, el arte de mentir y robar y los vicios líquidos, gaseosos y psicorelajantes y que fracasó reiteradamente en todo lo demás.

Hasta hoy es un misterio si la brillantes idea de meter sus narices sucias en la educación de las FFAA de Chile, salió del Electrosicólogo, la Veterinaria o el Tinterillo fracasado.

Los más conocedores de la cultura comunista creen que es una idea malvada pergueñada en la mente de Guillermo Teillier, -el “cómplice necesario” de los asesinos de 5 soldados que protegían la vida del entonces Presidente de la República-, en un intento para agitar las aguas del rebaño y movilizar la distribución del poder de la Secta Roja y quedar él mejor parado.

Nos encontramos ante un ejemplo vivo de las porquerías, deslealtades y bajezas entre los marxistas. Viene más, es parte consubstancial de su miseria intelectual y su letrina moral. Tampoco se ha sabido nada de Chile Vamos, la sucia contraparte de estos cochinos.

Fernando Thauby García

11 de octubre de 2022

PABLO IGLESIAS AL SALVATAJE DE BORIC

A modo de precalentamiento Iglesias insultó y descalificó a los políticos de Chile que no le gustan. En medio de su fracaso, Allende trajo a Fidel Castro para relanzar la revolución, Boric, después de la derrota abrumadora del Rechazo, trae a Iglesias.

Lo más probable es que trate de consolarlo y darle ánimos, pero lo mas relevante son las directivas que le deje.

La primera corrección apuntará, con seguridad a que Boric y su pandilla hagan abandono y se alejen de las tropelías que han empleado en forma sistemática contra la nación y sus símbolos.

El espectáculo de los Convencionales pifiando y abucheando a la orquesta de niños que interpretaban la Canción Nacional fue satisfactorio para el extremismo de izquierda y el Partido Comunista pero no cayó bien en el pueblo chileno, igual que la “artista” trapeando el suelo con la bandera. Peor aun fue la destrucción de la Tumba del Soldado Desconocido y del monumento al General Baquedano.

Capítulo aparte son los shows porno-políticos de grupos de degenerados ultrajando la decencia en forma obscena frente a un público que incluía la presencia de menores en un escenario en la Alameda o el asqueroso montaje “artístico” armado en Valparaíso bajo la mirada benévola del Alcalde y demás autoridades Frente Amplistas.

La sistemática campaña contra los deportes tradicionales, como el rodeo, sostenido con persistencia tampoco han contribuido a acercar a Boric y su revolución al Pueblo Chileno.

Para los “intelectuales” que visitan y asesoran a Boric, “lo está en juego es nada menos que el sentido de la patria y el pueblo. El que se apropie de esos conceptos vitales y les dé un cierto contenido ganará la partida por el futuro de Europa: “la batalla política fundamental en Europa va a ser quién construye el pueblo (…) Lo podemos construir nosotros, los sectores transformadores, o los reaccionarios, pero creo que esa será la batalla fundamental.” Lo mismo respecto de la patria, concepto clave que engloba el elemento de comunidad nacional, que es el punto ciego y el talón de Aquiles de la visión tradicional de la izquierda: “de la pertenencia nacional nosotros nos hemos apartado porque nos parecía un arcaicismo o porque nos parecía esencialmente reaccionaria. Claro, eso le ha dejado todo el campo libre a fuerzas reaccionarias.” Por ello hay que reivindicar la patria y ganarla para un proyecto popular de izquierda”, “a la fuerza de los de arriba no se le puede oponer la izquierda, sino la mayoría heterogénea y mestiza de los de abajo” y para ello los sectores medios son decisivos ya que su incorporación al campo del cambio político es condición sine qua non.”[1]

Este discurso también lo ha promovido Noam Titelman, que señala que “la gran reflexión pendiente es sobre el déficit que hubo en atraer el apoyo (para el Apruebo) justamente de los más pobres”. Concluye: La (extrema) Izquierda necesita tomarse en serio las tradiciones, la patria y las demandas de tranquilidad”

Boric ejercita sus músculos, precalienta, para darse otra vuelta de carnero, otra “voltereta”, que esta vez lo sacará de la Plaza de la Dignidad y lo llevará de vuelta a la Plaza General Baquedano.

Con una dura cara de palo presidirá la “reinauguración” del Monumento destruido por los vándalos de su Primera Línea en la primera fase revolucionaria que ha quedado atrás.

¡¡¡ Viva la Patria !!!


[1] Entrevista a Iñigo Errejón, 3 de diciembre de 2016 en lamarea.com 

EL FRACASO DE BORIC

Según su estatuto, el partido de Boric está comprometido con una sociedad socialista, democráticalibertaria y feminista.

“Suscribe un feminismo que entiende las relaciones existentes entre el patriarcado y capital y cuestiona las estructuras productivas y reproductivas; el reconocimiento de la diversidad de los pueblos originarios existentes antes de la configuración del Estado nación, y defienden un Estado plurinacional. Para Convergencia Social, la nacionalización de bienes extractivos supone condiciones distintas para el bienestar social.

Sus transformaciones sociales e institucionales forman parte de un proyecto histórico socialista y debe involucrar una redistribución del poder y la democracia radical para un orden social nuevo”.

En palabras de Pablo Iglesias[1], se trata de “de un movimiento estudiantil, que miramos con mucha atención, están gobernando Chile y han llegado mucho más lejos de lo que nosotros hemos llegado, representando una voluntad popular de transformación que va mucho más allá de la izquierda, que tiene que ver con una voluntad de refundar el país en términos democráticos, es algo muy emocionante”.

La Convención Constitucional, bajo la inspiración de estas ideas, intentó armar una Constitución que Boric aprobo y cuya promoción y liderazgo asumió como jefe de campaña.

Esta propuesta, que de hecho contenía las ideas centrales de su partido y que era totalmente funcional a su programa de gobierno, fue rechazada inapelablemente por los chilenos en una paliza en que votaron en una proporción de 62 % en contra y 38 % a favor.

En breve, el proyecto político representado y liderado por Boric no encontró ni la más mínima acogida.

Los derrotados culparon a la “falta de comprensión” por parte de los ciudadanos; a la campaña de sus oponentes -no comparable al obsceno intervencionismo gubernamental- y según Boric, entrevistado por una periodista en EEU, porque “No puedes ir mas rápido que tu pueblo”. Según el entrevistado, el Rechazo fue causado por la velocidad y apuro en “avanzar” hacia el destino que ellos querían y no a que los viajeros simplemente rechazaran el destino propuesto.

Por otra parte, en la primera vuelta presidencial Boric había hecho su campaña exponiendo su programa hecho en los términos de sus creencias ideológicas, es decir “comprometido con una sociedad socialista, democráticalibertaria y feminista” en que fue derrotado por José Antonio Kast.  Para conseguir en triunfo en el balotage, tuvo que recurrir a disfrazar su programa “revolucionario” envolviéndolo en una palabrería “socialdemócrata” que le permitió ser elegido. Debemos reconocer que esta segunda versión fue un engaño ya que su programa de gobierno no experimentó cambios y, ya en el poder, su apoyo a los constituyentes confirmó su intención de mantener su proyecto ideológico sin cambios.

Así, la misma ciudadanía que rechazó su propuesta de gobierno en la primera vuelta de la elección presidencial, luego creyó su falsa “voltereta” para el balotage, en el plebiscito de salida rechazó y en forma abrumadora, la Propuesta Constitucional.

En breve, los chilenos rechazaron la propuesta de Boric tanto en su expresión programática de gobierno como su Constitución.

¿Qué puede hacer Boric en esta situación? ¿Cómo hacer un gobierno cuyo programa fue rechazado ampliamente a solo 6 meses de iniciar su período?. ¿Como gobernar teniendo una concepción de país rechazada en forma aplastante?.

Podría seguir el consejo de su otro mentor, el boliviano Álvaro García Linera: “¿Cómo hacer para, estando dentro del Estado, seguir debilitando el Estado y de alguna manera, generando un movimiento popular? Con políticas antiestatales desde el Estado. Antiestatales porque son populares, son de creación de sujeto popular incluso desde el Estado. Es algo absolutamente original, me parece a mí, en la reflexión política emancipadora”.

Podría intentarlo “agudizando las contradicciones” pero sin mayoría en el Congreso podría encontrar dificultades.

Por otra parte la situación económica en creciente deterioro al menos durante los dos próximos años, no deja espacio político para maniobras de agitación que pueden terminar exacerbando la ira ciudadana. Las necesidades reales de los chilenos, economía (inflación), empleo, seguridad pública, terrorismo en la Araucanía, inmigración ilegal masiva, deterioro de la calidad de vida en las ciudades y empobrecimentode la clase media, todos ellos son temas que no significan nada para los “revolucionarios” por lo que carecen de voluntad, además de capacidades y experiencia para enfrentarlos.

Según Pablo Iglesias, “Ya lo dijo un venezolano llamado Hugo Chávez Frías: Chávez no soy yo, Chávez es el pueblo.  Un movimento revolucionario conformado por “causas” o “demandas” sectoriales verticales de diferentes “identidades” es muy dificil de integrar y su única posibilidad es disponer de un “líder carismátco” que Boric, definitivamente está lejos de ser. Mas aun, su imagen se deteriora a diario.

El futuro de Boric es incierto. Impredecible y probablemente oscuro. El peso del esfuerzo cae en una clase política desprestigiada, carente de credibilidad y escasa de competencia.

La voz y presencia activa y vigilante por parte de los chilenos organizados en movimientos ciudadanos y de los intelectuales de calidad que todavía no se van de Chile, quedan como responsables finales.

Fernando Thauby García

28 de Septiembre de 2022


[1] Líder de Podemos (España) y mentor intelectual de Boric

EL POPULISMO DE “PODEMOS” Y DE BORIC

Algunos conceptos y elementos básicos

El “populismo”, hermano tonto del marxismo, surgió como su relevo cuando el proletariado, piedra basal de esa ideología, dejó de existir dando paso a una clase media con intereses y características muy diferentes a los de la Primera Revolución Industrial, que la hacían inmune a su prédica. Hubo un largo proceso en que se hicieron diversos esfuerzos por encontrar un sucedáneo -La imposición por la fuerza, la guerrilla armada, la subversión política, la violencia urbana y otros- quedando al final solo una respuesta posible. El populismo.

Es problema fue abordado por varios autores, entre los cuales se destacó Ernesto Laclau, de matriz peronista, que propuso respuestas a los tres problemas fundamentales: la construcción del orden social; la configuración de los sujetos políticos y la estrategia política. Su obra: Hegemonía y estrategia socialista.

Toda esta teorización fue ofrecida envuelta en una frondosa palabrería pseudo intelectual bajo el nombre de “teoría del discurso”, que trabaja en torno a los conceptos de “hegemonía, antagonismo y la cuestión de los significantes”.

La hegemonía es un concepto gramsciano y en la actualidad sus “cerebros” más conspicuos son Iñigo Errejón, líder del desfalleciente Podemos y Álvaro García Linera, ambos gurúes de nuestro Boric.

Errejón considera que dicho concepto es central en el análisis político actual:

“Una fuerza revolucionaria debería gobernar con un pie en el consenso realmente existente y el otro en aquel que quiere generar, siendo muy consciente que …  la mejor manera de no retroceder es avanzar: inaugurar un ciclo virtuoso en el que la seguridad y el goce de mayores derechos, tiempo libre y servicios, genere apetito, confianza y fuerza social para ir a por más, en un camino que no va a acabarse nunca y en el que como revolucionarios debemos aspirar a hacer nuestra parte en el mientras tanto. Hasta que lleguen otros mejores y lleven nuestro ejemplo más allá, siempre más allá»”.

Desgraciadamente ninguno de los dos considera ni desarrolla los aspectos económicos. Pareciera que se balancean entre el ideal de una “pobreza feliz” y que los recursos “existen”, son inagotables y seguirán existiendo indefinidamente. La generación de riqueza es un no tema.

Para ellos el tema central y único es “EL PROBLEMA DEL PODER”.

La primera meta es establecer la hegemonía de la revolución[1], que se inicia con la implantación de un “discurso político” que constituye la base del proceso.

El discurso se construye fundamentalmente en base a la identificación de “necesidades” que puedan convertirse en “demandas insatisfechas”, en un segmento más o menos específico de la sociedad.

En esta parte hay algunas novedades: las necesidades pueden ser reales o ser implantadas por los revolucionarios, por ejemplo, en una comunidad que no tenía ningún problema con las relaciones intrafamiliares, los agitadores difunden e implantan el concepto de “hetero – patriarcado”, que evidentemente la institucionalidad vigente no puede resolver en un plazo breve, con lo que se crea una “demanda insatisfecha”.

Esta técnica a su vez tiene sus bemoles. Ese tipo de “necesidades” son por su propia naturaleza acotadas a segmentos más o menos reducidos de la sociedad: homosexuales, animalistas, veganos, feministas, lo que lleva a que el movimiento revolucionario se conforme mediante la integración de grupos (identidades) que están de acuerdo en que la institucionalidad es incapaz de resolver su demanda, pero en que, a la hora de determinar las prioridades, importancia relativa de cada grupo y demanda, se produce entre ellos un conflicto -dentro del movimiento- sin solución posible[2].

Nótese que el marxismo dividía a la sociedad “horizontalmente”, en clases, mientras el populismo lo hace en “identidades verticales” en que los homosexuales o los ecologistas por ejemplo, cruzan la sociedad de alto a bajo, es interclasista.

Laclau define a la “demanda” como unidad mínima de análisis y base para la conformación de una “identidad”. La constitución de lo popular se basaría en la traducción de demandas -“aisladas” en demandas “populares”, es decir articuladas en una cadena de equivalencias opuesta a la institucionalidad que esté ejerciendo “la hegemonía”.

Según el mismo Laclau “Lo popular se constituye a partir de “una frontera interna antagónica que separa al pueblo del poder ” y una articulación equivalencial de demandas. Esa brecha se basa en la idea de exclusión, es decir demandas no contestadas. En términos del autor: “nos enfrentamos desde el comienzo con una división dicotómica entre demandas sociales insatisfechas, por un lado, y un poder insensible a ellas, por el otro” En síntesis, para Laclau “el populismo es una lógica política en base a la constitución de una frontera antagónica radical y la conformación de una cadena de demandas. En ese sentido, el populismo constituye la posibilidad única de establecimiento de una hegemonía por fuera del poder estatuido, institucionalizado, es decir la única expresión de la política en tanto tal”

Para Laclau, “una situación social en la cual las demandas tienden a reagruparse sobre la base negativa de que todas permanecen insatisfechas, es la primera precondición de ese modo de articulación política que denominamos populismo

Este proceso encuentra emplea una técnica muy interesante:

Muchos creen que es el idioma el que va cambiando a medida que cambia la sociedad, mientras para otros son los cambios en el lenguaje los que cambian la realidad que esta designa.

Un signo lingüístico (palabra) está compuesto, básicamente, por un significante y un significado. El significante es lo que designa a algo, y el significado es ese algo designado. Por ejemplo la palabra ‘casa’ es un significante que designa a un significado: edificación construida para ser habitada. Actualmente, respecto al signo lingüístico se sostiene que no existe una correspondencia necesaria entre el significante y el significado, es decir que la relación entre estos es arbitraria.

El mecanismo trabaja sobre las “desinencias” y los “significantes vacíos””. La desinencia es un segmento fonológico que se coloca junto a la raíz agregando un valor gramatical que tiene la función de indicar las diferentes variaciones que esta puede sufrir, ya sea de género, número, o persona.

Por ejemplo: “Para que detrás de significantes como cirujano, enfermera, capitán, empresario etc., podamos visualizar tanto a hombres como a mujeres, no hace necesariamente falta una terminación para cada género; lo más necesario, efectivamente existan mujeres y hombres ejerciendo esas profesiones. Lo que falta que esa imagen esté viva en nuestra mente y en nuestro imaginario colectivo. Lo que se necesita es un referente activo. Si lo que se quiere es dar una imagen más representativa de la realidad y, sobre todo, hacer la realidad más inclusiva el lenguaje es una de las herramientas más eficaces. Darle nombre a lo que queremos que exista, a lo que queremos identificar, fomentar y cuidar. Nombrar es siempre uno de los primeros pasos y lo es precisamente porque posibilita el reconocimiento que está en la base misma de la existencia”. El lenguaje debe ser modificado incluyendo el uso de cirujana, enfermera, capitana, empresaria”.

La ruptura del isomorfismo entre significado y significante permite que un significante (vacío) pueda exceder un contenido particular y amalgamar otros que le son heterogéneos, constituyendo una cadena de equivalencias y constituyéndose como una representación de la cadena.

“Ahora bien, para que ese referente activo llegue a ser realidad, esto es, para que de verdad las mujeres y los hombres sientan que ningún ámbito les está vetado por su condición de mujer o de hombre, habrá que «hacer campaña» en determinadas áreas. Apostar por las desinencias marcadas, por el femenino o el masculino explícito; recalcar, como siempre se hace en lengua, aquello que se quiere enfatizar; buscar ejemplos célebres y exitosos para que quede claro que quien quiere puede”.

La ideología de Boric

Las ideología existentes ya perdieron su eficacia, la retórica religiosa ya no funciona, el fascismo pardo o negro ya no atrae, el marxismo es un zombie que solo pudo expandirse y controlar países mientras tuvo el poder militar para ello.

Los Indignados españoles no pudieron ofrecer un concepto preciso sobre la nueva economía, la nueva sociedad o incluso el nuevo hombre, que supuestamente tendrían que sustituir a los del antiguo régimen.

Boric, nuestro Errejón local pudo menos, su amalgama populista – indigenista llegó tarde y al país equivocado. Pero sus slogans y muletillas siguen existiendo y confundiendo. En este papel e intentado aportar algunas -muy pocas- ideas que muestra su “modus operandi” y uso esta expresión policial para destacar que se trata de una estafa.

Fernando Thauby García

26 de Septiembre de 2022


[1] Por hegemonía se entiende la conducción, dirección  o la preponderancia en una sociedad. El poderío político, cultural e intelectual para gobernar un grupo o una sociedad.

[2] El funcionamiento de la Convención Constitucional y en general, el Gobierno de Boric es un ejemplo claro.

BORIC: ¿Maquiavélico o Incompetente?

Boric es políticamente inclasificable, sus formas, contenidos, sustancia e incluso su identidad mental cambian constantemente, incluso durante un mismo discurso.

Su proyecto político, expresado primero en su Propuesta Electoral, luego en su Programa de Gobierno y en el Proyecto Constitucional que apoyó y promovió a través de la Convención Constitucional, son un muestrario de giros y cambios de fondo que confirman lo señalado.

El año 2011 la prensa española señalaba que Boric, “Surgido de las protestas estudiantiles de ese año, el ganador de las elecciones en Chile encabeza la irrupción de una generación de menores de 40 años que no vivió los horrores de la dictadura pinochetista”. Boric se puso al frente, junto a otros dirigentes estudiantiles, de las protestas callejeras por cambios en la educación pública.

En 2014, juró como diputado. Boric decía entonces que “el Parlamento chileno no representa la diversidad social, sino a una élite de Santiago, machista y, evidentemente, de clase alta”. En esos tiempos seguía de cerca el derrotero de Podemos en España y leía Construir pueblo de Íñigo Errejón, también a Ernesto Laclau y Chantal Mouffe y se encontraba muy próximo al Comunismo chileno que marchaba con “un pie en la legalidad y el otro en las calles”. Ya entonces su grupo presumía de superioridad moral, pero habiendo prometido reducir las estrafalarias dietas de los diputados, muy rápidamente dejó atrás esta moralina y se acomodó a sus nuevos ingresos.

El 29 de mayo de 2019, participó en la fundación del Partido Convergencia Social, comprometido con la consecución de una sociedad socialista, democrática, libertaria y feminista, a partir del fortalecimiento y profundización de la democracia económica, social e institucional. El feminismo al que suscribimos entiende la alianza existente entre el patriarcado y el capital, cuestionando las estructuras productivas y reproductivas que facultan el sostenimiento de la vida. Reconocemos la diversidad de pueblos que habitan el territorio desde antes de la configuración del Estado-Nación de Chile, junto con sus lógicas particulares transfronterizas, migratorias, plurinacionales, de género y étnicas.  Criticamos al extractivismo porque agota nuestros territorios, pero sobre todo porque lo hace acoplado a los intereses de las empresas transnacionales. Proponemos el principio del buen vivir y de lo comunitario porque entendemos que las relaciones comunitarias fortalecen las posibilidades del bienestar, elimina el cansancio de la competencia, da estabilidad a la vida y abre paso al goce de experiencias que no se reducen a poseer bienes suntuarios para sentirse superiores a los demás”.

Una de sus seguidoras lo expresó breve y claramente: “Queremos ser más pobres pero más felices”

En esta parte de su trayectoria. Boric suscribe al pie de la letra el ideario de Podemos (España), derivado a su vez de los escritos pos marxistas de Laclau y Mouffe, incorporando las ideas indigenistas promovidas desde Bolivia por Álvaro García Linera y Evo Morales.

“Supera” el marxismo tradicional y conservador del PC local y dejando en las sombras las evidentes contradicciones y diferencias entre ambos proyectos, se le une en la lucha por el poder.

El 15 de noviembre de 2019, tras los hechos producidos por el «estallido social» de octubre de ese año, Boric participó en la firma del «Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución», y que dio inicio al proceso constituyente en Chile.

En esta etapa política, Boric jugó un rol muy ambiguo oscilando entre expresiones y reclamos de democracia y paz y acciones concretas de provocaciones, violencia y difamación de las fuerzas policiales y militares encargadas de controlar los desmanes. Su posicionamiento y acción fue claramente en apoyo a la promoción y agudización del conflicto, buscando la caída del Gobierno de Piñera.

En esta crisis, la apreciación promovida y comúnmente aceptada por la Extrema Izquierda y parte de Izquierda Democrática era que la antigua democracia -materializada por el Gobierno de Piñera-  se encontraba en crisis terminal y que debían hacerse cambios muy profundos -revolucionarios- y que ellos comenzaba por un cambio constitucional radical[1].

Y eso fue lo que intentaron y forzaron a Piñera a aceptar.

El 17 de marzo de 2021, el Comité Central del Partido Convergencia Social lo proclamó como su candidato a la presidencia de la República. Cuando “le pidieron ser candidato presidencial para enfrentarse[2] a Daniel Jadue, del Partido Comunista, se negó. “No está dentro de mis intereses. Falta muchísima experiencia, muchísimo por aprender, de conocimiento del Estado”, le dijo a sus compañeros del Frente Amplio: que le habían propuesto ser la carta del sector.

Cambió de opinión, se presentó y sorpresa!, venció a ampliamente a Jadue. El día de su triunfo citó en su discurso una frase de Allende: “Se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre y la mujer libre para construir una sociedad mejor” destacando su crítica y ruptura con la Concertación por no haber destruido “el neoliberalismo”.

En las Elecciones Primarias del 18 de julio de 2021, se impuso al candidato del Partido Comunista y fue nominado candidato presidencial del Pacto «Apruebo Dignidad» para las Elecciones Presidenciales de noviembre de 2021.

En la Primera Vuelta de la Elección Presidencial del 21 de noviembre de 2021, compitiendo contra José Antonio Kast, obtuvo el 25,83% del total de los sufragios emitidos válidamente, situándose en el segundo lugar de las preferencias y pasando a la segunda vuelta electoral.

La derrota ante Kast produjo un vuelco notable en la propaganda de su campaña[3], Si en la primera vuelta solo votaron un 47,3% del padrón electoral, en la segunda y definitiva ese porcentaje subió hasta el 55,5%.

En la campaña de la segunda vuelta ambos candidatos trataron de conquistar al electorado más moderado y abandonaron algunas de sus promesas más polémicas.

“Boric suavizó su oferta al electorado. Aparcó el concepto de «lucha social» y rebajó las expectativas de la reforma tributaria que era una de sus promesas estrella.

Los resultados parecen haber mostrado que Boric tuvo más éxito que Kast en su carrera hacia el centro, y logró ganar apoyos que finalmente resultaron claves. «Se acercó a los gobernantes de la época de Concertación a los que había criticado y logró la adhesión de expresidentes como Michelle Bachelet y Ricardo Lagos».

Esa suma de apoyos terminó de dar a Boric el impulso ganador en la carrera hacia el centro”.

Logró convencer a muchos de que había tenido un cambio ideológico real desde el ideario revolucionario descrito en el manifiesto de su Partido Político y se había transformado en un Social Demócrata moderado mas o menos en la línea de la Concertación a la que, muy recientemente, había descalificado brutalmente[4].

En este proceso nunca se habló de haber modificado su Programa de Gobierno inicial y nadie se lo preguntó.

El 11 de marzo de 2022, Presidencia de la República[5]. “A sabiendas de que su programa de gobierno es imposible sacarlo en cuatro años, el diseño del nuevo Presidente para su debut apunta a la proyección. Para eso, la decisión es potenciar a las figuras de su gabinete y despegar con cuatro motores: la contingencia a cargo de Izkia Siches, las reformas estructurales en la dupla Jackson-Marcel, la impronta feminista con Camila Vallejo y Antonia Orellana, y una serie de medidas sectoriales en las cuales el cambio climático juegue un rol central”[6].

“Diseñar una forma de gobierno que permita dar continuidad a esta administración. Queremos mostrar Gobernabilidad”, enumera una serie de medidas de cambios en áreas impositivas, de previsión social, estabilización económica, crecimiento, seguridad y paz”.

Este proyecto no tenía posibilidades de materializarce ya que Boric no contaba con la mayoría del congreso y muchas de ellas eran contradictorias entre si.

Pero lo relevante no es lo que se dijo, sino lo que se calló y se puso en marcha en forma enérgica desde el primer días de Gobierno: La materialización de una profunda reforma Constitucional de características refundacionales jamás vista ni propuesta en Chile.

Podemos considerar dos alternativas: Boric verdaderamente se convirtió a la socialdemocracia para ser elegido y su plan de gobierno, presentado para las elecciones, sería uno de esas características, aun cuando no tenía las mayorías parlamentarias necesarias para materializarlo ni su equipo de gobierno contaba con las capacidades necesarias. Es decir, era una aventura con un final abierto que terminaría en “algo”. Estaría siendo supremamente incompetente e irresponsable.

Otra alternativa es que Boric estaba consciente de que su programa de gobierno original era inviable y que solo podría materializarlo a partir de la implantación de una Nueva Constitución y que el plan de gobierno “socialdemócrata” presentado para la segunda vuelta electoral era una situación transitoria hasta lograr la aprobación e implantación de una Constitución Revolucionaria. En este caso sería un político maquiavélico, capaz de mentir y engañar hasta conseguir sus metas políticas.

Su comportamiento como jefe de campaña del Apruebo lo confirma y abra una nueva interrogante: ¿Qué disfraz adoptará Boric después de la paliza electoral recibida?[7]

Un nuevo proceso Constituyente[8] en presencia del intervencionismo descarado mostrado por Boric, es una invitación a la implantación del chavismo en Chile.

Melosilla 15 de Septiembre de 2022.

            Fernando Thauby García


[1] Esta estrategia fue promovida activamente desde las Naciones Unidas e intentada por Bachelet en su segunda administración.

[2] En realidad para hacer de “sparring” de Jadue, ya que el PC apreciaba que su candidato ganaría fácilmente.

[3] Análisis de la BBC de Londres, dia 23 de Noviembre 2021

[4] La causa del “Estallido Social” no habrían sido los $ 30 de incremento de la tarifa del Metro, sino los 30 años de Gobierno de la Concertación.

[5] “El plan de vuelo de Boric para el primer tiempo” Juan Andrés Quezada

[6] Las medidas sectoriales incluyen varios de los objetivos señalados en el Programa de Gobierno y en el Ideario de su partido, “Convergencia Social”.

[7] En las mismas condiciones, Iñigo Errejón, su mentor español, optó por una mezcolanza de pos marxismo con nacionalismo patriotero.

[8] Se trataría de un “Nuevo Proceso”, ya que el anterior quedó cerrado con el Plebiscito de Salida del 4 de septiembre de 2022 en cumplimiento del artículo 142 de la Constitución actualmente vigente.

DESPUÉS DEL TRIUNFO

Primero fue el alzamiento revolucionario del 18 de octubre de 2019, seguido, el 15 de noviembre de la rendición del gobierno y la derecha, concretada en el “Acuerdo por la Paz y la Constitución” que no nos dio paz y que se dedicó a imponer un proyecto constitucional refundacional al que la derecha no supo, no pudo y no quiso oponerse eficazmente y culminó con el penoso Plebiscito de Entrada en que la derecha, nuevamente dio un penoso espectáculo de incompetencia política.

Durante el lapso de funcionamiento de la malhadada Convención Constitucional los partidos de derecha, prematuramente derrotados, se esforzaron por agradar a sus eternos vencedores de izquierda extrema ofreciendo todo tipo de garantías, seguridades y compromisos que marcaron su alejamiento de la Constitución vigente.

Con realismo, los partidos de derecha y sus líderes, desaparecieron de la escena.

El peso de la batalla la llevaron organizaciones ciudadanas, de personas de derecha, de centro y de centro izquierda. Hubo gestas heroicas, grupos que de la nada se organizaron para movilizar a miles de votantes para llevarlos al RECHAZO, y lo lograron; personas que trabajaron hasta expulsar a los tuiteros de izquierda de las redes sociales; otras que empujaron a las calles, casi a la fuerza, a personas de derecha sin experiencia de acción política; miles de grupos que trabajaron en redes de whatsapp incorporando y movilizando a cientos de miles de personas alejadas por completo de la política; activistas de facebook; cientos de académicos de diversos tipos que dieron la batalla intelectual y pedagógica.

Fue la ciudadanía chilena movilizada para RECHAZAR el mamarracho que la izquierda nos quería imponer.

Llegó el plebiscito de salida y ganamos.

En vez del triunfo magro, tiritón y asustadizo que auguraba y esperaba la derecha política, el plebiscito se convirtió en una paliza de proporciones históricas.

Y reaparecieron los valientes y eficaces guerreros de la democracia. Los que desde el 18 de Octubre solo perdieron elecciones, que no pudieron influir en el “trabajo” de la Convención; surgieron con personalidad y desplante a cobrar el premio al cual nunca tuvieron derecho. 

Pero no solo se subieron a un carro de la victoria que no era suyo, sino que aportaron todos los “compromisos” y “acuerdos” que suscribieron con sus vencedores, compromisos entreguistas, cobardes y derrotistas que comenzaron con el triunfo de Boric y no cesaron hasta el triunfo de la ciudadanía el 4 de septiembre.

El reiterado vicio de su ensimismamiento y soberbia se transformó en virtud. Ahora, ellos, los derrotados y rendidos, los tránsfugas, los cobardes e incompetentes regresaron en gloria y majestad para introducir las condiciones que habían pactado en sus momentos de pánico y vergüenza.

“La Alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei -una de las pocas figuras políticas que tuvo un rol protagónico durante la compaña- a la pregunta, ¿la derecha cumplirá su palabra de trabajar por una Nueva Constitución?, responde: “Quiero ser clara y enfática en asegurar que tenemos un compromiso y le debemos al país y a la ciudadanía una nueva constitución con una nueva Convención Constitucional. Aquí no hay espacio para dudas, vamos a cumplir nuestra palabra”.

Muy loable su compromiso, solo que es el compromiso de su grupito político que no representa para nada a los millones que trabajamos y ganamos el Plebiscito de Salida. Que no haya confusión. Los políticos de derecha apostaron a otra derrota o cuasi triunfo y lo que obtuvimos los ciudadanos chilenos fue algo muy distinto, fue un triunfo arrollador y eso implica la creación de otra situación política, por completo diferente a la que crearon y a la que se sometieron los partidos de derecha.

En breve, sus compromisos no nos empecen y no somos solidarios de sus errores y cobardías.

Los chilenos que triunfamos tenemos prioridades claras.

Queremos que el gobierno gobierne, es decir que asuma sus responsabilidades constitucionales y nos asegure la paz ciudadana, la seguridad nacional y la prosperidad económica que debe darnos.

Que ponga a los vándalos en la cárcel y los saque de las calles donde amenazan a los ciudadanos.

Que se cumplan las leyes de inmigración.

Que el Estado provea en forma eficiente y seria los servicios que financiamos. No mas amigos, pariente y políticos en el Estado.

Que controle al empresariado para que no use de las garantías que la da la subsidiaridad para abusar de los consumidores mediante colusiones y negociados corruptos con los políticos

Que impida que se siga ahogando a las Pymes.

Que ponga fin al escándalo de los sueldos estrafalarios de los Parlamentarios.

En breve, queremos que el Gobierno cumpla y haga cumplir la Constitución y las Leyes.

Queremos que el Congreso legisle y fiscalice que el Gobierno y el Poder Judicial cumplan la Constitución y las Leyes.

  • Que organice un sistema adecuado y representativo para que comience a trabajar una Constitución que recoja lo mejor de las Constituciones chilenas incluyendo la actual y, sin prisas injustificadas ni apuros oportunistas, elabore y proponga un nuevo proyecto Constitucional durante el año 2023.

 Queremos que el Poder Judicial se ponga del lado de los ciudadanos y no de los delincuentes.

La ilegitimidad del Poder Legislativo, la incompetencia del Poder Ejecutivo y la ilegalidad y discriminación del Poder Legislativo no se resuelven con una nueva Constitución, por el contrario, una Nueva Constitución solo funcionará si previamente hemos logrado meter en cintura y superar los graves déficits de probidad, eficiencia y control del Aparato Estatal acumulados durante 30 años.

PREPAREMOS LAS BASES PARA RECUPERAR LA PAZ LA SEGURIDAD Y LA DEMOCRACIA

El fracaso de los 4 últimos gobiernos. Dos de Bachelet y dos de Piñera, fue acompañados de una metódica demolición de las bases de la convivencia.

En efecto, la prédica y práctica del antagonismo odioso, de la política entendida como una relación suma cero, en que lo que ganaba un bando consistía en lo que perdía el otro, que abusó del vocabulario hostil y descalificador y de la mentira como arma de uso habitual. La política se transformó en guerra y se acabó la paz.

La duda, la sospecha constante y la presunción de malignidad y perversión en el actuar de las instituciones que constituyen los instrumentos del Estado para la imposición de la ley -Carabineros, PDI y FFAA- fueron en constante y sistemático aumento. Los propios gobiernos fueron quedando paralizados por la propaganda en su contra y paso a paso les fueron quitando respaldo y lealtad, apoyo y dignidad. Se levantaron campañas  para magnificar y falsear cada posible incidente en una evidente actitud hacia su degradación y destrucción. La prensa adoptó una actitud funcional a su destrucción y desprestigio apoyando a los agresores de las fuerzas del orden

Así fue como la violencia social y la delincuencia común se envalentonó y ocupó todos los espacios que las fuerzas del orden fueron abandonando fico, los robos y ataques creciente sin controlen su retirada. Los asaltos, el narcotráfico, los robos y ataques crecieron sin control. La justicia, desde su independencia, aplicó políticas ineficaces que llevaron a la ciudadanía a la sensación de impotencia y a la desmoralización. La falta de seguridad se hizo intolerable para la sociedad.

El uso de la violencia como forma de expresión política fue aceptado y promovido por grupos políticos identificables. La glorificación de los terroristas del pasado se hizo frecuente, el apoyo y respaldo a los grupos terroristas urbanos y rurales se hizo público y real. La ambigüedad respecto a los asaltos a instalaciones policiales y militares y de agresiones a sus integrantes, se hicieron frecuentes e impunes y se llegó a la justificación de asaltos y saqueos como formas lícitas de expresión y protesta pública. La democracia entró en fase terminal.

Éste el cuadro con que finalizamos este penoso período de la deconstrucción de la paz, la seguridad y la democracia de Chile.

Para deshacer este triste e insoportable condición, debemos tomar medidas reales, eficaces y sobre todo compartidas y apoyadas por todos los ciudadanos de bien de Chile. Parece evidente que lo primero es restablecer -mejorando- las condiciones que nos permitieron vivir mejor.

La Primera y fundamental acción es restablecer, mejorada, la calidad del Estado, inicialmente en su función básica, la seguridad física de los chilenos:

La Constitución dispone que la autoridad del presidente «se extiende a todo cuanto tiene por objeto la conservación del orden es decir, no le encarga la «mera ejecución pasiva y de cumplimiento literal de aquello que está previsto en el ordenamiento vigente, sino que, sin salirse del marco que le impone, deberá entender que actúa conforme a la Constitución, tanto cuando usa las atribuciones especiales que ésta y las leyes señalan, como cuando extiende su autoridad a todo lo que mire a la conservación del orden público interno y a la seguridad externa, aunque no esté previsto explícitamente en la letra de las reglas de derecho positivo en vigor y siempre que no atropelle la órbita propia del legislador o la de los demás órganos constitucionales».

En esta línea, parece imprescindible que la Constitución -nueva, antigua o actual modificada- considere los mecanismos -acusación constitucional, referéndum revocatorio de su mandato u otra- para hacer efectiva la responsabilidad del Presidente y su Gabinete respecto a esta materia fundamental.

Una segunda medida es la exclusión explícita, clara y completa de la vida política de los partidos políticos, grupos y asociaciones sociales que acepten, apoyen, aprueben el uso de la violencia como forma de hacer política o de promover sus postulados e intereses. De la misma manera, la asociación con grupos y partidos extranjeros reconocidos como delictuales, violentistas o terroristas.

Un tercer elemento es la exigencia real y completa de protección a la integridad física, moral y a la dignidad de los integrantes de las Fuerzas Policiales y de las FFAA cuando participen en tareas de seguridad interna. Esta protección tiene como contrapartida la investigación rápida, profunda, imparcial y pública de las acusaciones de ilícitos hechos mediante acusaciones formales de que sean objeto.

Y por último, corregir los procesos de investigación judicial asignando tareas concretas y eficaces a los Fiscales y Jueces para la investigación de los eventuales delitos contra la seguridad en los tres ámbitos mencionados.

Sin autoridad eficaz, no puede haber seguridad ni menos justicia. Tampoco progreso ni prosperidad.

Fernando Thauby García

Melosilla 22 de agosto de 2022

GOBIERNO RAZONABLE, CON POLÍTICOS RAZONABLES

En muy pocas semanas votaremos en el plebiscito para definir si rechazamos o aprobamos el Proyecto de Constitución presentado por la Convención Constitucional designada para esos efectos. Las encuestas, las actitudes de los actores políticos mas relevantes y el ambiente general señalan que probablemente el triunfo sea del Rechazo.

Las dos opciones plantean sus posiciones en la forma tradicional en que han practicado la política que nos ha traído hasta la penosa situación en que nos encontramos como país y como sociedad: una dicotomía conflictiva, agonal, de dos opciones mutuamente excluyentes, en un ambiente en que la izquierda ha capturado la capacidad de comunicación política eficaz gracias a la aplicación de una técnica muy elaborada y eficaz de guerra dialéctica y propagandística, frente a una derecha enmudecida que apenas comienza a levantar la voz, paralizada por su incapacidad para comprender y aceptar  que los efectos de sus políticas no lograron ganar el respeto ni el afecto de la mayoría de la sociedad.

En la realidad, la concepción unidimensional de la política, en “izquierda y derecha”, ha sido superada por la realidad económica y social, no solo de Chile sino de casi todas las sociedades educadas y desarrolladas del mundo. Es decir nos encontramos ante la obsolescencia de nuestra sistema político basado en la lucha excluyente entre bandos que dicen representar dos ideologías incompatibles.

Desde el comienzo la izquierda socialista se apoderó del liderazgo de las ideas presentando proyectos revolucionarios “ideales”, optimistas, luminosos, modernos y atractivos que nunca pudieron materializarse en ninguna parte, dejando en manos de la derecha -conservadora o liberal- la “realidad” dura, poco atractiva, a veces fea, imperfecta, evolutiva, con un destino futuro incierto, conservadora y con todas sus imperfecciones y falencias a la intemperie, que en Chile había tenido un éxito objetivo, reconocido mundialmente.

La Guerra Fría fue el crudo enfrentamiento mundial entre ambas propuestas, con momentos bélicos de baja intensidad -guerrillas/guerras populares-, de media intensidad -guerras regulares- y con la amenaza permanente de una gran y última Guerra de Alta Intensidad -el Holocausto Nuclear-. 

Al final, la realidad se impuso, las propuestas revolucionarias no pudieron establecerse sin el uso de la fuerza y la pérdida de la libertad ni menos produjeron prosperidad y libertad, mientras simultáneamente, el capitalismo liberal creaba en los países en que se consolidó una nueva Clase Media crecientemente educada, próspera, libre e independiente.

Desde los años ´50 se hizo evidente la declinación de la viabilidad de la revolución marxista hasta que el derrumbe de la URRS puso de manifiesto el estrepitoso epílogo de su propuesta política. 

La historia Marxista implica reescribir la historia en torno a la clase social. La clase divide y separa. La nación, el derecho, la fe, la tradición y la soberanía unen. De ahí el interés constante del marxismo por destruir esos conceptos y presentarlos solo como invenciones para crear una lealtad engañosa al sistema político imperante. 

La realidad de las cosas triunfó sobre la fantasía de la ideología.

En Chile siempre vamos atrasados, el último estertor del marxismo europeo estuvo a cargo de Podemos de España, exportado a Chile por Iñigo Errejón -derrotado por Vox en España- adobado con el recocido del argentino afincado en Bélgica Ernesto Laclau y colgajos locales del indigenismo aportado por el boliviano Álvaro García Linera, convertido en profeta regional, estimulados por Stiglitz y Piketti

De este conjunto salió la ideología de los jóvenes revolucionarios chilenos encabezado por Jackson y Boric, cuya volada e incompetencia no valen la pena de analizar.

Es la hora de abandonar los devaneos eternos y cada día mas elitistas e incomprensibles de los “filósofos” de izquierda. Es la hora del diálogo, no del enfrentamiento; del hombre común y sus necesidades y aspiraciones, de la negociación y el acuerdo, de vivir la realidad y no postergarlo todo hasta el día siguiente del “Gran Acontecimiento” que nos ponga a las puertas del paraíso en la Tierra.

Estamos frente a una disyuntiva inevitable: continuar el progreso o retroceder a la miseria, seguir avanzando hacia la libertad o retroceder al estatismo y la opresión marxista. 

Gobierno razonable, con políticos razonables, de ahí el título de esta columna.

Chile es una continuidad que evoluciona y cambia, que avanza. Es una forma de ser, un modo de vida, un conjunto de relaciones humanas y sociales, que tiene la voluntad de seguir junta hacia el futuro, que está orgullosa de sus logros y de su pasado.

Hemos cultivado el odio, los rencor y el resentimiento durante demasiados años, es hora de dar paso a la paz, a la amistad cívica, a la verdad, el orden y la justicia.

No dejemos que los odiosos nos manipulen y manejen, somos más y somos mejores! Chile es  nuestro y de nuestros hijos!.

Fernando Thauby García

15 de Agosto de 2022

MAPUCHES Y HUINCAS

Un hecho objetivo importante al enfrentar el “problema mapuche” es el de cuantificar las dimensiones de dicho grupo étnico y distinguirlo de otros que presentan problemáticas diferentes.

Se pueden encontrar cifras muy variadas según sea la posición e intereses de quienes las citan, así, pareciera que lo mas objetivo es referirse a los Censos oficiales.

Veamos una comparación de dos censos, el de 2002 y el de 2017:

   Pueblo               Año 2002                              Año 2017            

——————————————————————————————————–

                            Personas                               Personas                 

———————————————————————————————————

Alacalufe

(Kawashkar)           2.622                                          3.448

Atacameño            21.015                                          ……

Aimara                   48.501                                     156.745

Colla                        3.198                                        33.868

Mapuche              604.349                                  1.745.147

Quechua                ……….                                       30.369

Rapa Nui                  4.647                                         9.399

Yámana-Yagan        1.685                                         1.600                                                                  

Diaguita                  ………..                                      88.474

Lican Antai             ………..                                      33.868

Otro                                                                           28.115

Pueblo ignorado                                                        67.874

*En el censo 2017 “aparecen” los pueblos quechua, diaguita y lican antai y “desaparecen” los atacameños.

El censo de 2002 preguntó sobre la pertenencia a alguno de los ocho grupos étnicos reconocidos en la legislación vigente a ese año, 604.249 se declararon mapuche. El censo de 2017 a  la pegunta: ¿se considera perteneciente a algún pueblo indígena u originario?, quienes se declararon mapuche fueron 1.745.147 seguidos de lejos por los aymara y diaguita[1].

Se puede observar que el número de las personas que se consideran mapuche, aumentó significativamente en esos 15 años, casi triplicándose, este incremento puede atribuirse a que los beneficios derivados de pertenecer a esa etnia aumentaron significativamente en ese lapso y a que en el censo 2017, se pidió una opinión subjetiva, sin mas requisitos que su sola expresión. Es razonable pensar que  la laxitud en los requisitos para calificar a una persona como perteneciente a algún grupo étnico originario, en un ambiente de reivindicación política y social, y al otorgamiento de amplios beneficios económicos y sociales, puede haber tenido alguna influencia.

El censo de 2017 arrojó que 2.185.792 chilenos se declararon pertenecientes a algún pueblo indígena u originario.

Las personas de pueblos originarios se distribuyen a lo largo del país, concentrándose en la Región Metropolitana, donde se censó al 31,80%. Le siguen La Araucanía con 14,70%, Los Lagos (10,47%) y el Biobío (8,68%), en todas estas regiones predomina la identificación con el pueblo Mapuche.

Chile Mestizo

El Profesor Miguel Casas Leiva[2] describe el fenómeno en términos mas o menos poéticos: «Desde la época de la encomienda, se gesta la unión de la iniciativa europea y el brazo nativo para crear el nuevo patrimonio material y origen del mestizaje. Aquí surge una nueva raza y cuna de la cultura del pueblo chileno: el mestizo. De principal importancia en el aspecto antropológico -destaca Francisco Encina- es la aclimatación al medio físico del europeo. «El desarrollo del mestizaje fue rápido. El soldado español se ayuntaba con cuanta india picunche, huilliche o mapuche encontraba a mano», menciona el mismo historiador. No fue distinto entre los mapuche. El aborigen solicitaba a la mujer española o mestiza con gran avidez, tras los malones conducían a las cautivas a su territorio y engendraban en ellas cuántos hijos podían. Sólo las devolvían voluntariamente cuando eran estériles…. . No eran pocos los españoles que se pasaron al enemigo y muchos mestizos volvían al territorio materno. Todos, por supuesto, adoptaban el matrimonio polígamo y estereotipado de los mapuche dentro de Chile”.

Desde una perspectiva científica[3] tenemos el trabajo de María José Navarrete del programa de genética humana de la Universidad de Chile que hizo el muestreo de chilenos mestizos más grande que se ha realizado hasta ahora:

“Todos somos mestizos: investigación echa por tierra cualquier teoría de  pureza racial en Chile”.

Tras cuatro años de trabajo de investigadores y académicos que abarcó a más de tres mil personas provenientes de ocho ciudades del país los resultados arrojaron que el estrato alto, que según estudios anteriores no tenía componente amerindio, sí lo tiene.

Y, aun mas importante para nuestro estudio, que aquellos que se definen como amerindios, en su genoma lo son en un porcentaje solo un poco mayor que el promedio.

“El libro se divide en tres: un primer capítulo, escrito por la doctora en Historia Celia Cussen, en que se hace un relato histórico de la formación del actual pueblo chileno.

En el segundo capítulo fue encabezado por Lucía Cifuentes, profesora titular del programa de genética humana de la Universidad de Chile. Allí se explica el proyecto ChileGenómico en el cual entre 2011 y 2015 sus investigadores tomaron y analizaron más de tres mil muestras de chilenos de ocho ciudades del país para conocer sus raíces amerindias y europeas.

Por último, el tercer capítulo complementa el anterior. Está escrito por tres investigadores; dos del programa de genética humana de la Universidad de Chile y una antropóloga. Trata de las diferencias entre la herencia materna y paterna, específicamente el ADN mitocondrial –fuera del núcleo de la célula– y el ADN nuclear presente en el cromosoma.

El resultado es que el componente amerindio es más alto de lo que se esperaba: un 44% –en promedio– versus el 38% o 40% que se obtenía antes

En pocas palabras, el 44% de los chilenos podría declararse amerindio, sin cometer ningún engaño y pudiendo comprobar científicamente la legitimidad de su clasificación.

El problema, definido por el gobierno actual como “el conflicto entre el Estado Nación Chileno y el Pueblo Nación mapuche”, no es tal, ya que los 1.745.145 que se declaran mapuche son solo el 10% del total de la población, que ni siquiera son racialmente puros, sino mestizos en diferentes grados. Esta condición genética mestiza es compartida por el 50% o más de la población chilena.

Los Indígenas

De acuerdo a la Ley Nº 19.253, Ley indígena de 1993, el Estado reconoce como tales a “los descendientes de las agrupaciones, humanas que existen en el territorio nacional desde tiempos precolombinos, que conservan manifestaciones étnicas y culturales propias siendo para ellos la tierra el fundamento principal de su existencia y cultura”.

“Se considerarán indígenas para los efectos de esta Ley”, las personas de nacionalidad chilena que se encuentren en los siguientes casos:

a) Los que sean hijos de padre o madre indígena cualquiera sea la naturaleza de su filiación inclusive la adoptiva;

b) Los descendientes de las etnias indígenas que habitan el territorio nacional, siempre que posean a lo menos un apellido indígena.

Se advierte como una contradicción el requisito único de portar un apellido indígena, desconociendo la condición de conservar las “manifestaciones étnicas y culturales propias”, es decir, hablar el idioma correspondiente y mantener las creencias, usos y costumbres ancestrales. Así, en la definición de la identidad indígena la ley no hace diferencia entre el mestizo que vive en la región Metropolitana y tiene un apellido indígena y el miembro de una comunidad que vive en La Araucanía, habla mapudungun y practica y vive inserto en su cultura ancestral.

Las Comunidades.

La Ley 17.729 que “establece normas sobre indígenas y tierras de indígenas” crea las “Comunidades Indígenas” conformadas por “toda agrupación de personas pertenecientes a una misma etnia indígena y que se encuentren en una o más de las siguientes situaciones: Provengan de un mismo tronco familiar; reconozcan una jefatura tradicional; posean o hayan poseído tierras indígenas en común o provengan de un mismo poblado antiguo.

Actualmente las comunidades mapuche o lof son grupos consanguíneos, principalmente patrilineales, basados en el parentesco y en la cercanía social y racial, es decir, se impone “(…) una solidaridad primero familiar y luego comunitaria”. A la fecha se han constituido 3.213 comunidades 

Asociaciones mapuche.

Son “mapuches urbanos” los chilenos que se autoidentifican como indígenas e residen en un área urbana del territorio nacional y “mapuches migrantes” cumplan los mismos requisitos y residan en una zona rural no mapuche. 

Los Indígenas Urbanos o Migrantes pueden formar Asociaciones, las que serán “una instancia de organización social, desarrollo cultural, apoyo y mutua protección y ayuda entre los indígenas urbanos o migrantes, respectivamente”, “podrán impulsar y coordinar con los Ministerios, Municipios y oficinas gubernamentales planes y programas que tengan por objeto lograr mayores grados de bienestar para los indígenas urbanos y migrantes, asegurar la mantención y desarrollo de sus culturas e identidades propias”.

Algunas conclusiones

1.- Al enfrentar el tema indígena, concretamente el indígena mapuche”, es necesario distinguir: Existe un número insignificante de mapuches étnicos puros. La casi totalidad de ellos son genéticamente mestizos y esta categoría podría llegar a incluir hasta aproximadamente el 50% de la población nacional.

2.- Los chilenos que se declaran mapuches se han triplicado en 10 años, lo que permite concluir que su número se incrementará en la medida en que quienes se adscriban a esa categoría reciban mayores beneficios por parte del estado.

3.- Existe mapuches rurales y urbanos, los primeros socialmente mas activos que los primeros, siendo los segundos mucho mas numerosos.

4.- Los mapuches rurales conforman “Comunidades”, de acuerdo a un procedimiento legal legalmente establecido. Actualmente existen 3213 Comunidades.

4.- Las Comunidades se crean, existen y operaran en base a su territorialidad, es decir la importancia del control territorial está relacionado con su extensión fisica y población residente. Esto determina que la competencia, a veces lucha armada, entre Comunidades sea por el control territorial.

5.- Una manera de acotar mas precisamente el conflicto es incrementar los requisitos para conformar comunidades exigiendo que se incorporen los aspectos étnicos de idioma, culturales y de estilo de vida. Una alternativa podría ser la existencia de dos tipos de Comunidades.

6.- Comunidades étnicas puras y Comunidades de mestizos. Las primeras con énfasis en la preservación de la cultura y las segundas apuntadas a la propiedad, uso y trabajo agrícola.

7.- Los mapuches, históricamente, han demostrado escasa capacidad para conformar grandes agrupaciones asi, las Comunidades mas frecuentemente tienden a dividirse que a concentrarse.

8.- En el manejo de la actual crisis es fundamental incorporar a las Asociaciones Mapuches urbanas, particularmente de las ciudades y pueblos de la Araucanía, cuyos intereses y lógicas están mucho mas cerca de los demás chilenos.

Melosilla, 26 de Mayo de 2021.

            Fernando Thauby García

                         CN  IM


[1] Más de 2 millones de chilenos se declaran pertenecientes al pueblo indígena, de los cuales, 1,7 millones se declaran pertenecientes al pueblo mapuche, y 156 mil se declaran aymaras, y 88 mil se reconocen como diaguitas, los tres pueblos más numerosos de Chile.

[2] Miguel Casas Silva, Publicación Bicentenario, 12 de octubre de 2010

[3] Doctora en Historia Celia Cussen; Lucía Cifuentes, profesora titular del programa de genética humana de la Universidad de Chile y otros que hicieron el muestreo de chilenos mestizos más grande que se ha realizado hasta ahora.

LA COORDINADORA ARAUCO MALLECO DECLARÓ LA GUERRA A CHILE

Fernando Thauby García 14 de Mayo de 2022

Pobre Boric, su amor hacia el indigenismo y sus reivindicaciones identitarias, nacionalistas e independentistas se estrelló contra una veloz, potente y descortés respuesta de Héctor Llaitul, líder de la Coordinadora Arauco Malleco -CAM- a escasas horas de que lanzara su propuesta para diluir el Estado de Excepción en un aguachento y amorfo “Estado de Emergencia Intermedio”.

Fue sin eufemismos:

“Se viene el Estado Intermedio, que no es otra cosa que un nuevo estado de excepción. Es decir los milicos esbirros nuevamente desplegados por el Wallmapu custodiando los intereses del gran capital. Es la expresión en pleno de la dictadura militar que los mapuche siempre hemos sufrido, dictadura que ahora asume el gobierno lacayo de Boric”.

“A preparar las fuerzas, a organizar la resistencia armada por la autonomía del territorio y autonomía para la nación mapuche”.

¿Alguna duda?

La CAM la organización terrorista mas antigua, prioriza el control territorial, específicamente Temucuicui y es la mas conocida de las siete organizaciones terroristas que operan en la Macrozona Sur. Dispone de capacidad defensiva en cuanto las fuerzas del orden actúen bajo restricciones políticas invalidantes y no aplique fuerza equivalente a la de ellos; y tienen alguna capacidad ofensiva contra objetivos indefensos o muy desprevenidos.

Sus blancos principales son maquinaria forestal, campos y sembradíos, contra propietarios residentes, propietarios “conspicuos” y así.

Las otras son:

La Resistencia Mapuche Malleco (RMM), es la mas profundamente involucrada con el narcotráfico; la Resistencia Mapuche Lafkenche (RML) que opera en la zona costera y es vulnerable a la acción desde el mar.

Las demás organizaciones Weichan Auka Mapu (WAM); Wiñotauiñ Taiñ Malon (WTKM); Lof Resistencia Territorial Kütral Mawuida (LRTKM) y Liberación Nacional Mapuche (LNM) con menos estructura y preparación, se mantienen con el robo de vehículos, de madera, de las cosechas, (extorsión), robo de animales y de armas.

Ninguno de esos grupos acogió el llamado al diálogo que hizo el gobierno de Boric al asumir.

Durante el mes de febrero, el Gobierno entrante comenzó a desarrollar el plan para lo que definieron como “la búsqueda de una solución para el conflicto entre el Estado y el pueblo Mapuche en el centro sur del país”. Los participantes fueron Salvador Millaleo encargado de Asuntos Indígenas en el Ministerio del Interior; Roberto Estay, jefe de gabinete de la ministro; Rubén Sánchez, que acompañó a Siches en su primera visita a Temucuicui; y Gabriela España.

Este grupo produjo un borrador que de inmediato fue “filtrado” hacia los grupos mapuches afectados -Llaitul- a los que no les gustó para nada ya el texto enfatiza el carácter político de los reclamos, radica su ejecución en el ministerio de Interior y plantea la “denuncia y persecución en contra de quienes propugnan el odio en Wallmapu”, en referencia a algunos miembros de la Multigremial de la Araucanía y lo mas grave, margina de los diálogos a los grupos mapuche más radicalizados.

El Plan, denominado ‘Entendimiento y Buenvivir para Wallmapu – Regiones de la Araucanía y Biobío, lleva el concepto de “buenvivir”, contradictorio con la cultura cristiana occidental e incompatible con la estructura jurídica de Chile, promovido por el boliviano García Linera y aclamado por Boric y su grupo.

Algunas partes de este Plan ya fueron puestas en marcha, entre ellas la “purga” de la Unidad Jurídica del Ministerio del interior para reemplazar a sus integrantes:
Para lo cual, dice el plan, se debe “sacar a abogados actuales de la litigación en tribunales relacionada con el conflicto donde existan imputados mapuche. Delitos asociados: robo madera, receptación, robo con violencia, incendio, porte de municiones, porte de armas”.

Esto se hizo efectivo el pasado 31 de marzo, cuando el ministerio del Interior desvinculó al jefe jurídico de Interior, Carlos Flores, quien llevaba 18 años trabajando en el lugar; como también a Sergio Arévalo, abogado que litigaba para la cartera. Ambos habían sido parte de casos relevantes, como Operación Huracán o el asesinato de la pareja Luchsinger-Mackay”.

Otro punto dice relación con la situación de los “presos políticos mapuche”. Sobre esto, el grupo planteó en el texto que se debe “renunciar a la persecución penal en el caso que ya existan condenas. Actualmente el Ministerio del Interior, en contra de lo que establece la Ley respecto de los intervinientes en la etapa de la ejecución de la pena, no se hace parte en los recursos de amparo donde se solicita el acceso a beneficios respecto de condenados mapuche”.

De forma inédita para un gobierno, Interior decidió no asistir a la Comisión de Libertad Condicional para argumentar en contra de los que accedieron a beneficios carcelarios.
Un ejemplo reciente es el de uno de los condenados en el asesinato de los Luchsinger-Mackay, José y Luis Tralcal, un juicio que actualmente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos está revisando debido a “sus irregularidades en tribunales chilenos”.

Se puede apreciar una clara interacción y complicidad entre los grupos activistas mapuche y el Gobierno.
Sin embargo, también dentro del gobierno existen visiones contrapuestas y hasta conflictivas respecto al problema. Estas diferencias tácticas determinaron conflictos entre la Siches y Millaleo que terminó renunciando y un continuo forcejeo entre los mas extremistas y los que aun quieren mantener aunque sea una apariencia de legalidad.

La diferencia de fondo es que Llaitul y su grupo pretenden separarse de Chile y formar un Estado Mapuche independiente, marxista y revolucionario y mientras en los otros prevalece el lucro ilícito y delictual. El punto de quiebre es que tanto Boric como la Siches comparten el proyecto de Llaitul. Es difícil hasta donde esta asociación es firme y honesta y hasta donde es el resultado de compromisos adquiridos mientras el Frente Amplio aun se dedicaba a prepar la Revolución. Antes de llegar al gobierno.

Sin perjuicio de lo señalado, el gobierno ha apostado por un giro importante, convencidos de que el tema de Wallmapu es principalmente político. Es por ello que en La Moneda apuestan en centralizar la estrategia en la cartera del Interior.

Llama la atención la ausencia y desconsideración hacia los grupos y organizaciones mapuche pacíficas, que actúan en y desde la legalidad, que no suscitan ningún interés en el gobierno.

En gobiernos anteriores, frente al terrorismo mapuche era repartida entre ese ministerio y el de Desarrollo Social. Hoy la misión la tiene Izkia Siches, que al mismo tiempo debería estar velando por la seguridad en el territorio.

El conflicto de fondo y hasta ahora sin resolver, es que en la cúspide del Gobierno aun persiste una pugna respecto a la naturaleza, objetivos y posibles respuestas ante el plan y las exigencias de Llaitul y sus seguidores.

Parece evidente que todo la farándula en torno al Estado de Emergencia v/s el estado de Emergencia Intermedioes solo una excusa para evitar una decisión de fondo: dejar existir la rebelión o impedirla y desarticularla, que suscita fuertes tensiones dentro de las alianzas de gobierno.

La experiencia mundial confirma que medidas defensivas territoriales1 llevan a un gran desgaste de las fuerzas militares sin impedir los atentados y ataques a los objetivos que los revolucionarios libremente elijan, obteniendo en el proceso amplia presencia en la prensa nacional e internacional y debilitando la moral nacional y del gobierno.

Se pretende comprometer a las Fuerzas de Orden y a las FFAA en una campaña sin objetivos, sin apoyo político, bajo la autoridad -ilegal- de políticos incompetentes y con elementos significativos del mismo Poder Ejecutivo, comprometidos en diversos grados con los terroristas.

1 Cuidar las rutas para proteger a los camioneros; luego, cuidar los bosques para que no los incendien; luego, cuidar a los trabajadores madereros para que no los maten; luego, las farmacias para que no las saqueen; luego las librerías para que no quemen los lápices y los cuadernos de los escolares.