CHILE CAMBIÓ Y NECESITA NUEVAS IDEAS

Los últimos tres días han estado llenos de interpretaciones alarmistas, descalificaciones mutuas, explicaciones incompletas, la mayoría de una pobreza intelectual notoria.

El Ministro de Defensa manifestó que los militares no serían empleados en la lucha contra el narcotráfico, luego el Ministro de Interior informó que el Presidente firmaría, o estaba ya firmando, un decreto que disponía que las FFAA participaran en ella y después el Ministro de Defensa se expidió diciendo que si iban a participar, pero solo como apoyo técnico y logístico.

A continuación se dio comienzo a un amplio despliegue de pirotecnia verbal que transita en forma paralela a la realidad sin cruzarse con ella: un club de sordos discutiendo a gritos. Es una situación recurrente, el “chuchoqueo” ha reemplazado a la realidad y a los resultados.

Los líderes están perdidos, no entienden lo que pasa en el país y en el mundo porque sus categorías de análisis está obsoletas, sus neuronas están cansadas y carecen de la audacia e imaginación para intentar nuevas aproximaciones. Se limitan a conservar el cargo y a aquietar a los que hacen olas.

Chile y el mundo han cambiado y siguen cambiando a gran velocidad, pero se sigue analizando y tratando de conducir la sociedad a partir de categorías anticuadas e insuficientes, que ya no dan cuenta de la realidad o repitiendo argumentos y razones que en algún momento fueron dichas y que nadie se ha tomado el tiempo y el esfuerzo para cambiarlas, corregirlas o descartarlas.

Todo mal.

Esto sucede hoy en todo Chile: en la discusión ciudadana, en la discusión parlamentaria, cuyos miembros carecen de interés y capacidad pare ello, y permea el ambiente político e intelectual nacional. Se siguen repitiendo mantras y rituales que han perdido su significado y poder.

Este es el resultado de la decadencia de las instancias dedicadas a esos menesteres (no me atrevo a llamarlas elites) que ha venido acentuándose con los años. Es imperioso abrir las puertas y las ventanas, hay que incorporar nuevos actores. Es urgente comenzar a restituir la capacidad de diálogo y negociación en la vida cívica en general y en lo que a esta columna interesa, respecto al rol de las FFAA en la defensa y seguridad de Chile.

Es posible: a comienzos de la Transición se pudo conversar y establecer un terreno común de diálogo civil – militar, imperfecto, incompleto, débil, pero se pudo y prestó valiosos servicios a la sociedad.

Hoy día los tiempos son otros, los desafíos son otros. Existen aun varios espacios y grupos que pueden llevar a cabo esta función: Se necesitan ideas, propuesta desarrolladas con seriedad y responsabilidad, trabajo conjunto que permita contrastar, clarificar posiciones y revisar discrepancias, publicaciones que sinteticen estos debates; se requiere trabajo integrado con el Congreso y partidos políticos.

El desafío es grande, pero es posible enfrentarlo. Es difícil comenzar, diversas instituciones tienen personas y organizaciones destinadas al estudio y el análisis, algunas de ellas con tradición de solvencia y de autonomía intelectual, es necesario sacarlas del silencio, exigirles propuestas, desafiarlas y sobre todo, no tenerles miedo.

Los desafíos que Chile enfrenta son serios y de gran magnitud, desde el rol de las FFAA en la defensa nacional hasta el conflicto entre China – EEUU por la supremacía mundial (la Segunda Guerra fría); desde el comercio Transpacífico hasta el tránsito de la carga desde Brasil y Argentina a Oriente a través de nuestros puertos y viceversa. Desde los grandes incendios forestales hasta el cambio climático; desde el derretimiento de los glaciales hasta la creciente escasez de agua. Desde la disminución de la natalidad hasta la inmigración. Que decir de la educación, la salud, la contaminación y las drogas.

No es hora de egoísmos, exclusividades ni retraimientos, Chile necesita de sus elites: académicas, civiles, militares, políticas.

Los que tienen los recursos humanos, intelectuales y organizacionales para hacerlo, deben hacerlo, ahora. Todos sabemos dónde están y que capacidades y debilidades tiene cada uno, es el momento de conversar, no de pelear ni menos de “guardarse”.

Es una obligación, no una elección.

Esta columna está en YouTube como “thauby fernando” y en Twitter como @thaubyfernando

No es incompetencia, es odio

La entrevista al Coronel Julio Castañer en el Programa “Mentiras Verdaderas en el Canal La Red fue impactante. A esta altura de la historia, nadie podría sorprenderse de la parcialidad y ninguna solvencia de la Justicia chilena, pero comprobar en forma  personal el nivel increíble de incompetencia y de maldad que se aprecia en el desempeño del Juez Carroza, es demoledor.

¿Cómo creer que en Chile pueden haber abusos de ese nivel de odio y maldad deliberada?.

La propia afectada reconoce que Castañer es inocente de lo que se le acusa, 17 testigos confirman los dichos y actuaciones de Castañer y solo una persona de inaceptables condiciones morales y sicológicas lo acusa a 30 años de los hechos y habiendo reconocido explícitamente su afán de lucro.

No es concebible que Carroza aun insista en culparlo, salvo que esté animado de sentimientos dignos de cuidado  psiquiátrico o directamente perversos.

Cabe preguntarse, ¿qué mueve a este hombre?, ¿por qué ese odio?, ¿cómo puede dormir con esa conciencia?, ¿qué agravios o perversiones controlan sus actos?.

Podría entenderse que personas así ocasionalmente pasen desapercibidas en la burocracia y el número de funcionarios, pero no estamos hablando de un hecho aislado, estamos hablando de alguien que cultiva el alto perfil, que se luce ante los medios, que explota su fama.

Es increíble que los sucesivos Ministros de Justicia, que las autoridades de sucesivos gobiernos no hayan tenido el valor, la decencia, la curiosidad, de interesarse en el comportamiento de una persona así y tomar las medidas correctivas del caso.

¿Por qué autoridades que se supone que tendrían que conservar cierta ecuanimidad se hacen los desentendidos y se comportan como cómplices pasivos de estos crímenes  de odio contra los militares?

¿Será que en su cobardía no se dan cuenta de la magnitud de los vientos que han sembrado?. ¿De qué “reconciliación” se habla en Chile?, ¿es que alguien piensan que estos abusos se olvidarán alguna vez?.

Es increíble el tamaño de las tragaderas de los periodistas y medios de comunicación locales, que pueden dar crédito al dramón hipócrita fraguado por Luis Toro, abogado de la Vicaría de la Solidaridad y representado por la madre de Rojas Denegri reclamando por la cámara de su hijo con la que, con todo cinismo, declara haber sido usada para fotografiar el cadáver de su hijo. Cámara que previo paso por la Vicaría de la Solidaridad terminó en manos del sacerdote Renato Hevia, cómplice en tratar de cambiar las horas en que la máquina había sido usada para inculpar a los militares.

Estas son las víctimas, estos son los acusadores, estos son los jueces, estos son los ministros de Justicia, estos son los bandidos que tienen a Chile hundido en la corrupción y la decadencia.

El castigo será implacable y el desprestigio y vergüenza del Poder Judicial de Chile tendrá una mancha indeleble.

Los venezolanos y la lucha armada

En Marzo de este año en este blog decía que los venezolanos no podían esperar a que les hagamos su trabajo, ellos deben luchar por su país. “El problema de la recuperación democrática de Venezuela pasa por la construcción, desde ya, de un ejército para Venezuela democrática. El entrenamiento de esta fuerza puede ser llevada a cabo con la ayuda del grupo de Lima e insertada en Venezuela cuando esté lista, con el apoyo distante de los EEUU.

Entre los millones de venezolanos exiliados hay centenares de miles de hombres en condiciones de luchar por su patria. No es aceptable que Guaidó insinúe que la invasión militar la harán soldados extranjeros.

Por otra parte, el inicio de estos preparativos le señalará a los milicotes maduristas, sin lugar a dudas, que la lucha viene en serio y que ya no es cuestión de lucir uniformes llenos de medallas, insignias y entorchados y que hay que prepararse en serio para luchar. Esta señal si duda dará una nueva perspectiva a los cálculos de los generales de Maduro, mal que mal los que roban y trafican lo hacen para ganar dinero y disfrutarlo, no para ser los muertos mas ricos del cementerio, si es que sus huesos llegan a uno.

Me parece que es hora que los venezolanos tomen sus asuntos en sus manos  … y se preparen para luchar en serio para conseguir la independencia de su patria”.

La apatía, indecisión y tibieza de Guaidó y la oposición venezolana, sigue como si no pasara nada.

La prensa señala que “Los dirigentes que acompañan a Guaidó sienten que nunca han estado tan cerca de llegar al poder, pero ahora hacen un recalculo en torno a su inminencia. Se estima que miles de personas están haciendo planes para emigrar del país apenas concluyan las actividades escolares, a mediados de mes”. Cuando las personas incluyen las vacaciones escolares en sus cálculos para emigrar del país, su compromiso político parece débil.

Guaidó pretende acudir al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, para que toda América concurra en su auxilio. Hablemos claro, Maduro fue instalado por Chávez y Chávez fue instalado y ovacionado por los Venezolanos.

Ese pacto, que abre la puerta a una intervención extranjera, establece que un ataque contra un país americano “será considerado como un ataque contra todos los países americanos”. Aquí no hubo ataque de una potencia extranjera. Fue el suicidio de los propios venezolanos. Que el informe de la ONU no fue lo suficientemente claro, ¿Qué querían?, ¿que Bachelet sacara a Maduro y sus bandidos?.

Basta de excusas, es hora de pelear, por toda sudamérica hay jóvenes venezolanos en edad y condición militar, que vuelva a su país a liberarlo.

Si necesitan armas y apoyo para organizarce, toda la américa democrática está lista para apoyarlos, pero declarase “cansados” y quedarse en el exilio esperando que otros jóvenes vayan a liberar a Venezuela, es un abuso.

No mas fintas y jugadas, no mas marchas que se detiene a cuatro cuadras del Palacio de Miraflores, sin enfrentar a las fuerzas del dictador.

A organizarse y a pelear. La historia no será benévola con ustedes.