Archivos Mensuales: agosto 2021

NUEVO FIASCO DEL ESTADO DE CHILE EN TEMUCUICUI

LOS HECHOS

El 5 de agosto, la PDI apoyada por Carabineros de Chile, intentó y fracasó por segunda vez, ingresar a la comunidad de Temucuicui, Comuna de Ercilla, para detener a un delincuente prófugo.

Las autoridades de la PDI informaron que “En horas de esta mañana, en cumplimiento a órdenes judiciales emanadas de tribunales de la Región de La Araucanía consistentes en una orden de entrada y registro por el delito de robo con violencia y una orden de detención en contra de un sujeto por infracción a la ley de drogas y armas, personal de la Policía de Investigaciones en compañía de Carabineros de Chile, en una planificación conjunta, hicieron ingreso a la comunidad Temucuicui”, “Los efectivos que llegaron al lugar fueron recibidos por numerosos disparos (…) sin que resultaran funcionarios lesionados”.

“No obstante a las diligencias realizadas no se logró cumplir plenamente el objetivo, por lo que en esta momento nos encontramos evaluando la situación para determinar nuevos cursos de acción”.

Los impactos en los vehículos policiales, concentrados en neumáticos y parabrisas, señalan que los tiradores tenían buen entrenamiento en el uso de sus armas.

El delincuente buscado, Jorge Huenchullán, debía ser detenido para cumplir la medida cautelar de prisión preventiva.

El subsecretario del Interior,Juan Francisco Galliexpresó: “lamentamos que Jorge Huenchullán por tercera vez: ya el año 2017, ya desde febrero del año 2021 y nuevamente ahora, se encuentra prófugo de la justicia. Lo dijimos, cuando se le detuvo en el hospital de Victoria y fue puesto a disposición de la justicia, que él iba a evadir la acción de la justicia”.

Este breve relato muestra el fracaso reiterado del Gobierno en hacer cumplir la ley mediante la PDI y Carabineros frente a una organización criminal que ejerce el control armado de una parte del territorio nacional.

Esta situación es agravada por la manifestación, pública, por parte del delincuente y del grupo armado que controla la Comunidad Autónoma de Temucuicui, de que Jorge Huenchullán, pasaría a la clandestinidad política, sustrayéndose a la autoridad del Estado de Chile.

La versión de los hechos por parte de los rebeldes muestra su interpretación de su situación y del territorio por ellos controlado:

“Es un atropello del estado terrorista chileno”, “la “PDI en carros blindados y fuertemente armados, ingresaron al territorio de Temucuicui; esto es un hecho objetivo de la forma violenta de actuar del Estado, que no duda en ocupar y disponer de sus sicarios para reprimir al pueblo mapuche”. “Es un atropello del estado terrorista chileno“.

Karina Riquelme, abogada del imputado, aseguró que “lo acontecido demuestra nuevamente la declaración de guerra del Estado chileno realizó hace unos años contra el pueblo mapuche”.

Por otra parte, es sorprendente que la Orden que habilitaba a la PDI y a Carabineros para ingresar a la Comunidad Autónoma de Temucuicuino les confiriera ninguna facultad para allanar un domicilio o realizar un desalojo, es decir no podrían capturar al prófugo salvo que se cruzaran con él en la calle. Esta falta del necesario respaldo legal para una operación de la envergadura e importancia como la que se estaba llevando a cabo muestra una improvisación o incompetencia de la mayor gravedad.

ANÁLISIS:

1.- El grupo de tarea conformado por Policías y Carabineros, aun cuando viajaran en transportes blindados, no eran soldados, es decir, su marco legal, su entrenamiento, sus armas y su doctrina seguían siendo los de policías, pero renunciando a la relativa protección que le daba su condición de tales. Dicho de otra forma, al intervenir en vehículos blindados, legitimaban o justificaba, aunque fuera en parte, el uso de armas de guerra en su contra.

2.- Tampoco eran militares, es decir que aun viajando en vehículos blindados, no sabían ni podían hacer uso de la superioridad que les brindaban esos vehículos, por carecer del entrenamiento, las comunicaciones y las armas adecuadas.

3.- Las acciones y planteamientos de los rebeldes muestran que ellos actúan desde un espacio que consideran autónomo, no sometido a las leyes nacionales ni a las autoridades estatales, es decir, ingresar a él supone esperar una resistencia armada, como ya había ocurrido en el pasado causando la muerte de un policía civil. Es decir desde la perspectiva de los rebeldes había una acción de combate y combatieron.

4.- Si se trataba de una acción policial – judicial, la “militarización” parcial de la misma es ilegal.

5.- Desde la perspectiva de los rebeldes, ellos ya tienen una organización militar, es decir, están “militarizados” y han demostrado intención y capacidad para actuar en tal condición.

         Fernando Thauby García

                      CN IM

Melosilla, 8 de Agosto de 2021

LA CRISIS EN CHILE Y EL MARXISMO

Todos los días estamos viendo y leyendo comentarios y análisis respecto a la crisis que nos sacude. Es conveniente poner esta información en el contexto global para ayudar a una visión mas amplia, integrada y con mayor capacidad explicativa.

En efecto, pareciera que todo se derrumba a nuestro alrededor mediante fenómenos tan inusuales como la “mapuchización” del proceso constitucional, el protagonismo adquirido por grupos feministas, homosexuales, ecológicos, étnicos, sociales etc. que actúan deliberadamente “fuera del sistema institucional” o en contra de él y la frenética actividad política del extremismo izquierdista y anárquico que trata de mostrar un poder social y una tracción política que en realidad no tienen.

El fenómeno del rápido ascenso del poder político de la diputada Jiles y su súbita licuación, es paradigmático. También el surgimiento de la Sra. Loncon como autoridad nacional influyente.

Los que vivimos durante la Guerra Fría tendemos a asignar un protagonismo principal al marxismo en sus versiones Ideológicas, conspirativas, sediciosas y violentas. Las personas mas jóvenes, sin ese marco conceptual, tienden a mostrar desinterés por el fenómeno de cambio integral y concentran su interés en las crisis coyunturales, principalmente las nacionales, aisladas entre si y separadas de lo que pasa en el mundo.

Quienes mas tiempo y esfuerzo dedican a los estudios políticos, sociales y sociológicos son los grupos académicos y políticos marxistas, por lo que parece muy útil un breve comentario respecto a su interpretación de la realidad actual.

La pareja[1] formada por Chantal Mouffe y Ernesto Laclau, los autores neomarxistas mas conocido por la izquierda chilena y sudamericana, en su típico vocabulario abstruso y rebuscado, explican su visión: “Nuestro discurso se liga, en primer término, a la llamada «crisis del marxismo»”. Y plantean “que el hilo que preside la subversión de las categorías del marxismo clásico es …. el surgimiento de la «hegemonía» como nueva lógica de constitución de lo social … que no se liga … a ninguna «ley necesaria de la historia»”[2].

“Según argüimos en el texto, el pensamiento de Gramsci es sólo un momento transicional en la deconstrucción del paradigma político esencialista del marxismo clásico. Porque para Gramsci, el núcleo de toda articulación hegemónica continúa siendo una clase social fundamental (la clase obrera). Es aquí justamente donde la realidad de las sociedades industriales avanzadas —o postindustriales— nos obliga a ir más allá de Gramsci y a deconstruir la noción misma de «clase social». Y esto porque la noción tradicional de «clase» suponía la unidad de las posiciones de sujeto de los diversos agentes; en tanto que en las condiciones del capitalismo maduro, dicha unidad es siempre precaria y sometida a un constante proceso de rearticulación hegemónica”.

“Esto nos ha conducido a redefinir el proyecto socialista en términos de una radicalización de la democracia; es decir, como articulación de las luchas contra las diferentes formas de subordinación —de clase, de sexo, de raza, así como de aquellas otras a las que se oponen los movimientos ecológicos, antinucleares y antiinstitucionales”

“Esta democracia radicalizada y plural, que proponemos como objetivo de una nueva izquierda, se inscribe en la tradición del proyecto político «moderno» formulado a partir del Iluminismo, e intenta prolongar y profundizar la revolución democrática iniciada en el siglo XVIII, continuada en los discursos socialistas del siglo XIX, y que debe ser extendida hoy a esferas cada vez más numerosas de la sociedad y del Estado” …“asistimos constantemente a la redefinición de las fronteras de lo político, y a la emergencia de identidades populares y colectivas que no se recortan en términos de la divisoria de clases”.

El carácter plural y multifacético que presentan las luchas sociales contemporáneas ha terminado por disolver el fundamento último en el que se basaba este imaginario político, poblado de sujetos «universales».

En breve y en castellano directo y simple, la “lucha de clases se acabó porque las clases sociales se diluyeron debido al éxito económico del capitalismo, y el nuevo proyecto “socialista” se conforma mediante articulación de las luchas contra las diferentes formas de subordinación —de clase, de sexo, de raza, económicos, así como de aquellas otras a las que se oponen los movimientos ecológicos, antinucleares y antiinstitucionales”

Podemos ver que el neomarxismo en Chile ha orientado su agresión ya no en la línea de “lucha de clases” tradicional, sino que a conformar grupos y movimientos en los ámbitos de las reivindicaciones de género, sociales, étnicas, regionales, ambientales, pacifistas, americanistas y similares que podrían ser “transversales”, entre los diversos estamentos socioeconómicos[3].

Se podría pensar que esto es válido solo en el Occidente neoliberal, pero no es así, incluso en China se da este cambio radical en el mecanismo de lucha de clases, aunque con características peculiares.

El Caso Chino.

En China, cuyo gobierno es “comunista de mercado” la división de la población en “clases” se suponía eliminado y reemplazado por la división entre miembros del partido y los ciudadanos comunes. La creciente industrialización a dado paso a una Clase Empresarial que es considerada “explotadora” por parte de la juventud (nacidos después de 1976) y su reacción política y sicológica ha sido la de un “regreso” a Mao Zedong.

Para los jóvenes, Mao Zedong – cuyas décadas de campañas políticas ininterrumpidas costaron millones de vidas-, es un héroe que habla de la angustia y enojo que sienten muchos jóvenes hacia una “Clase Empresarial” tanto de propietarios como de gestores y administradores de alto nivel, que consideran explotadora. 

Las personas descontentas de la China moderna sienten una creciente desigualdad social que se expresa como: Soy optimista sobre el futuro del país, pero pesimista sobre el mío”. Una importante proporción de jóvenes aspira a emprender sus propios negocios, pero creen que el gran empresariado no los deja progresar.

En breve, el conflicto social en el mundo actual, Oriente y Occidente, no es de clases sociales sino de poder[4].

El gobierno Chino trata de combatir este sentimiento mediante una campaña que van desde la erradicación de la pobreza al mantenimiento del crecimiento económico. Están muy conscientes que la supervivencia del Partido depende del cumplimiento de su promesa de crecimiento económico continuo y su adaptabilidad hacia los jóvenes.

El problema chino, y de todo los países del mundo, es que el crecimiento económico continuo no puede ser asegurado.

CONCLUSIONES:

La divisoria que se intenta introducir en Chile dejó de correr “verticalmente” dividiendo a la sociedad en dos “clases”, antagónicas y radicalmente opuestas: propietarios y proletarios; reemplazándolas por múltiples y cambiantes divisorias “horizontales”, referidas a preferencias y creencias políticas, sociales, económicas, étnicas, de género, internacionales y otros.

El eje del reforzamiento de la cohesión nacional parece transitar por  “lo que nos une”, el patriotismo, los símbolos nacionales, la historia nacional, el servicio público, la inserción en las actividades sociales. Asegurarse de la reducción o eliminación de diferencias sociales, de trato, de bienestar, eliminar todo atisbo de corrupción y abuso de poder y sancionar pública y ejemplarmente a los infractores.

         Fernando Thauby García

                  CN IM

 Melosilla, 9 de Agosto de 2021


[1] Ernesto Laclau y Chantal Mouffe;  “Hegemonía y  estrategia socialista; Hacia una radicalización de la democracia”. 1987

[2] Lucha de clases según la dialéctica “Tesis- Antítesis – Síntesis”

[3] No Mas AFPs.

[4] Poder designa la capacidad o la potestad para hacer algo. Puede funcionar como sustantivo o como verbo.

Como sustantivopoder puede significar: el dominio, imperio, facultad o jurisdicción. Como verbo, designa el hecho de tener la facultad o la capacidad de hacer algo