DIGAMOS VERDADES: La operación Cóndor; el Informe Rettig y las infamias de la Izquierda

Hecho público el Informe Rettig, que “estableció” que en Chile no había habido guerra interna y que por tanto toda acción de combate caía en la categoría de violencia de estado contra grupos políticos o genocidio, su promotor, Patricio Aylwin pidió reacciones. Dos respuestas:
– General Pinochet: “El Ejército de Chile, ciertamente no ve razón alguna para pedir perdón por haber tomado parte en esta patriótica labor. La institución declara solemnemente que no aceptará ser situado ante la ciudadanía en el banquillo de los acusados, por haber salvado la libertad y la soberanía de la patria a requerimiento insistente de la civilidad”.
– “Carlos Ominami, entonces ministro de Economía, fue el encargado en aquella oportunidad, por decisión de Aylwin, de confrontar a Pinochet. “Soy parte de un sector del país que no entiende haber participado en guerra alguna”.

REVISEMOS LOS HECHOS
La historia oficial escrita por la izquierda dice: La Operación Cóndor o el Plan Cóndor fue un plan de inteligencia diseñado y coordinado por los servicios de seguridad de las dictaduras militares de Brasil, Argentina, Chile, Bolivia, Paraguay y Uruguay, en colaboración con la CIA de Estados Unidos, para aniquilar a la “izquierda opositora” (¿pacifica, democrática?) durante la década de los 70.

LA VERDAD
En noviembre de 1972 se realizó una reunión en Santiago en la que participaron la Comisión Política del MIR, y miembros de grupo armados de Argentina, Uruguay y Chile, donde se acordó construir una nueva organización internacionalista en el Cono Sur para: “Unir a la vanguardia revolucionaria que ha emprendido con decisión el camino de la lucha armada contra la dominación imperialista, por la implantación del socialismo, es un imperativo de la hora. Para abrir a los pueblos latinoamericanos el camino de la victoria en la senda emprendida por la gloriosa Revolución Cubana, frente a un enemigo bárbaro, el imperialismo yanqui, y ante la actividad diversionista del populismo y del reformismo”.

SE ORGANIZA LA GUERRILLA TRANSNACIONAL
El 1 de noviembre de 1974 se oficializa la existencia de la Junta de Coordinación Revolucionaria (JCR), a través del siguiente comunicado en la revista Che Guevara (publicación de la J.C.R.):

“- A los pueblos de América Latina
“Es el camino de Vietnam el camino que deben seguir los pueblos; es el camino que seguirá América con la característica especial de que los grupos en armas pudieran formar algo así como Juntas de Coordinación para hacer más difícil la tarea represiva del imperialismo yanqui y facilitar la propia causa.”
(Los cuatro grupos) firman la presente declaración para hacer conocer su decisión de unirse en una Junta de Coordinación Revolucionaria. … Este importante paso es la concreción de una de las principales ideas estratégicas del comandante Che Guevara, héroe, símbolo y precursor de la revolución socialista continental.

– Nuestra lucha es antiimperialista
Los pueblos del mundo viven la amenaza permanente del imperialismo más agresivo y rapaz que jamás haya existido antes.

– Latinoamérica marcha hacia el socialismo
El 1º de enero de 1959, con el triunfo de la revolución cubana, se inicia la marcha final de los pueblos latinoamericanos hacia el socialismo, hacia la verdadera independencia nacional, hacia la felicidad colectiva de los pueblos.

– La lucha por la dirección del movimiento de masas
Para contribuir al fortalecimiento de este polo revolucionario a escala continental, las cuatro organizaciones firmantes de esta declaración, hemos decidido constituir la presente Junta de Coordinación Revolucionaria en torno a la cual y a cada una de sus organizaciones nacionales, llamamos a organizarse y a combatir juntos, a toda la vanguardia revolucionaria obrera y popular de Latinoamérica

– La experiencia de nuestras organizaciones
… Vinculados por la similitud de nuestras luchas y nuestras líneas, las cuatro organizaciones … hemos pasado a un intercambio de experiencias, a la mutua colaboración cada vez más activa, hasta dar hoy este paso decisivo que acelera la coordinación y colaboración que … redundará en una mayor efectividad práctica en la encarnizada lucha que nuestros pueblos libran contra el feroz enemigo común.

– Nuestro programa
Nos une la comprensión de que no hay otra estrategia viable en América Latina que la estrategia de guerra revolucionaria …. Que esté en condiciones materiales de asegurar el aniquilamiento total de los ejércitos contrarrevolucionarios …

– Pueblo latinoamericano: a las armas
Vivimos momentos decisivos de nuestra historia. En esa conciencia, llamamos a los trabajadores explotados latinoamericanos, a tomar con decisión las armas, a incorporarse activamente a la lucha revolucionaria antiimperialista y por el socialismo que ya se está librando en nuestro continente bajo la bandera y el ejemplo del Comandante Guevara”.

LOS GOBIERNOS SE ORGANIZAN: LA OPERACIÓN O EL PLAN CÓNDOR
Ante la evidencia que la lucha contra los movimientos revolucionarios castristas se hacía mas difícil debido a la creciente coordinación militar de sus operaciones entre los grupos terroristas de la región y el desplazamiento de dinero y combatientes tanto para su ocultamiento como para su empleo, en marzo de 1975 (a un año del nacimiento de la J. C. R.) se gestó la coordinación militar entre los gobiernos del Cono Sur, conocida como Plan Cóndor.
La Operación Cóndor o el Plan Cóndor permitió la colaboración de los respectivos gobiernos, impidiendo el tránsito y apoyo entre los movimientos de la izquierda castrista sudamericana.
Se puede apreciar que la Operación Cóndor es, cronológicamente, posterior a la creación y puesta en marcha de la Junta Coordinadora Revolucionaria creada en 1974.

Lo señalado nos permite concluir, si ninguna duda, que el Plan Cóndor fue una reacción defensiva de los gobiernos de los países agredidos frente a un alza en el nivel de combatividad de las fuerzas guerrilleras castristas en Sudamérica.

DERROTA DE LA GUERRILLA MARXISTA
En 1976, la Junta de Coordinación Revolucionaria, tras sucesivos golpes y derrotas militares, fue desarticulada por las FFAA de los países atacados –Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay y Perú. Esto hace entendible su odio a esa organización y a hacia los militares y policías que los vencieron una y otra vez.

La izquierda latinoamericana siempre ha sido reconocida por su pacifismo, odia que sus enemigos se defiendan y no se dejen aplastar pasivamente.

LA SEGUNDA VUELTA DE LOS TERRORISTAS
Después de esta derrota, vino la ofensiva montada en 1978, desde la URRS y Cuba, por el Partido Comunista bajo el “pacífico” nombre de Política de Rebelión Popular de Masas, que transitó por Carrizal Bajo, el intento de asesinato del General Pinochet y el correspondiente castigo aplicado por las fuerzas de seguridad nacionales.

Esto nos lleva a la caricatura que el Sr. Rettig y su comparsa de beatos bienpensantes hace del combate largo y cruento que los mismos terroristas preveían que vendría. Ellos, en su 1ª Declaración, arriba reseñada, declaran sin dejar ni la mas mínima duda que estaban llevando una guerra que solo concluiría con las derrota de las FFAA de los países atacados y la imposición del castrismo en la región.

Afortunadamente para Chile, aquí no hubo un Chávez, ni un Maduro; si hubo un intento de imponer a un Diosdado Cabello que fracasó.
Por sabido se calla y por callado se olvida. Sé que la majadería de la izquierda cansa, pero así es como construyen sus calumnias e infamias.
Amable lector, le sugiero seguir paso a paso el derrumbe de Venezuela para que pueda ver y apreciar, en vivo y en directo, lo que las FFAA de Chile hicieron por salvar la Patria.